Nuestro blog >

Finanzas personales: tu mejor plan de vida

Lograr una economía personal, doméstica y familiar libre de sobresaltos es posible, solo es necesario entender tus necesidades e implementar una serie de herramientas con una planeación adecuada a corto, mediano y largo plazo para tomar mejores decisiones financieras. 

Si sientes que hoy no te encuentras en una posición financiera cómoda y estable, es momento de revisar tus decisiones del pasado. Primero debes recordar que los problemas financieros parten, en su gran mayoría, de malos hábitos y comportamientos no adecuados con el dinero. A veces es necesario ser un poco más racional, debes aprender a tomar decisiones conscientes y más coherentes con tu situación actual, para así encontrar un alivio en la administración de tus finanzas personales, teniendo en cuenta que esto requiere de un liderazgo y gerenciamiento riguroso, tal cual como si estuvieras manejando las finanzas de una empresa.

En diversos aspectos el mundo es hoy cada vez más exigente, además del acelerado crecimiento de las tecnologías de la información y la comunicación, a la globalización digital y a la imparable ola de información, debemos sumar las finanzas, lo que resulta en un inmenso mar de datos que exigen mayor preparación y desarrollo de nuevas habilidades para lograr administrar correctamente nuestros recursos a lo largo de la vida y tener así estabilidad económica.

Sabemos que las finanzas personales son con frecuencia un motivo de preocupación, y aunque bien lo dice el dicho “el dinero no compra la felicidad”, no está de más tener un mínimo de control en búsqueda de mayor tranquilidad, de menos estrés, pero sobre todo, de lograr organización del presupuesto y control de los gastos. Tener todas las deudas bajo control no siempre es posible, es normal caer en un espiral de sobreendeudamiento cuando la situación no es la adecuada.

Existen múltiples descuidos que cometemos y con toda razón, no todos son expertos en finanzas y tampoco tienen porqué serlo. Pero es importante tener claridad sobre el concepto, conocer y tener en cuenta los errores más frecuentes que cometen el común de las personas para no caer en ellos más de una vez. A continuación, los que consideramos que podrías incurrir con mayor frecuencia:

  • Vivir por encima de tus posibilidades
  • No eliminar gastos innecesarios como suscripciones
  • Dejarte llevar por las emociones a la hora de comprar
  • No llevar un registro de tus gastos y por tanto no sabes por dónde se va tu dinero
  • No tener objetivos de ahorro
  • Olvidar tus obligaciones financieras y dejar de pagar tus deudas
  • Sobreendeudarse, es decir, pedir más crédito del que puedes asumir
  • No revisar ni tener metas financieras

Te debes estar preguntando, ¿es posible evitar estos errores comunes en las finanzas personales sin ser un experto en el tema? La buena noticia es que sí, siempre y cuando te apegues a un presupuesto establecido y logres un hábito de ahorro. Con pequeños cambios puedes revertir tu situación para lograr unas finanzas positivas, en caso que estés en un momento complicado. Ten la seguridad que una vez tomes las decisiones correctas, comenzarás a ver cada vez más cerca que es posible cumplir con tus objetivos financieros.

¿Qué tal si te decides a dar inicio a un proceso de planeación financiera a través de un plan de ahorros? Lee con detenimiento estos tips financieros claves que recomendamos a continuación para que comiences a implementarlos:

  1. Haz un presupuesto con base en el dinero que ingresa y sale de tu cuenta bancaria o de tu bolsillo: revisa cómo organizarlo, clasifica e identifica los gastos innecesarios. Tanto en los gastos fijos (renta, transporte, seguro, préstamo), como en los variables (comida, ropa, zapatos) puedes hacer ajustes, algunos los puedes eliminar y otros reducir, por eso es importante tenerlos todos identificados.
  2. Evita deudas innecesarias o intenta reducir las actuales: procura priorizar como norma general saldar cuanto antes tus deudas y evitar usar tu tarjeta de crédito o pedir préstamos adicionales. Una opción es el método de "bola de nieve": destina un 10% de tus ingresos para pagar las deudas, empezando de la más pequeña y culminando en la más grande. Recuerda, si tus deudas son más del 40% de tus ingresos, estás sobreendeudado.
  3. Ahorra con objetivos a cierto plazo: establece poco a poco objetivos de ahorro proporcionales a tus ingresos, lo recomendable es comenzar con un 10% de tus ingresos. Lo importante es separar la misma proporción para convertirlo en un hábito quincenal, mensual, o como más fácil te quede, pero que sea constante.
  4. Ten un “plan b” o fondo de emergencia: reserva algún dinero que será destinado por si se presenta una emergencia o algún imprevisto. Algunas opciones pueden ser las cajas de ahorro o cuentas corrientes, ya que prácticamente no tienen riesgo. También puedes planearlo como un ahorro informal en una alcancía, escondido en tu closet o debajo del colchón, pero ya sabes, son métodos mucho más inseguros y no muy recomendables.
  5. Apóyate en la tecnología: las tecnologías correctamente creadas y desarrolladas con base en las necesidades de los consumidores, fueron pensadas en hacernos la vida más fácil y ayudarnos a ser un poco más libres. Existen aplicaciones gratis como Unity, donde puedes unificar todas las tarjetas sin importar el banco y llevar un registro con el historial de compras para mantener un control de tus finanzas o el de toda la familia de forma organizada e integral.

Por lo anterior, esperamos que logres obtener el mayor provecho de este contenido y encuentres otra perspectiva acerca del manejo de tus finanzas personales. Vale la pena aclarar que las recomendaciones y reflexiones anteriores, no son excluyentes y seguramente hay muchas otras que pueden incorporarse o que puedes tomar en cuenta para comenzar un plan financiero organizado. Más allá de incentivarte a que las apliques con rigor, esta esa una invitación a sacar un tiempo para dedicarlo a organizarte, no solo en cuanto a tus finanzas personales, estos tips también aplican para las finanzas familiares, seguro serán de gran ayuda para la toma de decisiones correctas en momentos difíciles como el actual.

Recuerda que las finanzas personales deben ser para todos, de eso estamos convencidos. Por eso hemos puesto a tu disposición principios fundamentales y prácticas para construir una vida de seguridad y tranquilidad financiera.

Para concluir, también es bueno que veamos el tema con los ojos de la solidaridad, si no te estás viendo afectado de manera importante por una inestabilidad, no te hace falta nada, puedes cubrir gastos, cuentas con ahorros y, lo más importante, te nace ayudar personas que en cierta medida sí están afectadas, recuerda que la generosidad y empatía son más que bienvenidas, aún más en la actual situación económica. Y si no puedes hacerlo con dinero, comparte tiempo, conocimiento o experiencias, seguro muchos lo agradecerán.

Compartí este artículo