Nuestro blog >

Banca electrónica: confianza, comodidad y rapidez

¿Llegó el fin de las largas filas en los bancos? Hoy es una realidad que los usuarios puedan controlar sus finanzas y productos bancarios usando un ordenador, un móvil o una tableta.

La continua evolución de las tecnologías informáticas, han presionado para que las entidades financieras, durante los últimos 5 años, comenzaran a presentar una evolución en los servicios ofrecidos hacia sus clientes y Latinoamérica no ha estado ajena al proceso de incorporar estas nuevas tecnologías en sus operaciones financieras. La banca electrónica ha sido de suma importancia a nivel regional, ha facilitado la apertura de cuentas con más transparencia y ha dado mayor capacidad y flexibilidad a los bancos para lograr ofrecerle a sus clientes nuevos productos y métodos de pago innovadores, avanzando así hacia un modelo digital con una experiencia de usuario más humanizada.

¿Qué es la banca electrónica y cómo puede beneficiarte? La banca electrónica o también conocida como banca digital, es un conjunto de tecnologías que los bancos están implementando para ofrecer a sus clientes productos y servicios financieros altamente innovadores con el objetivo de lograr una ágil gestión diaria de sus productos bancarios, además de realizar operaciones y transacciones en tiempo real de forma autónoma, segura e inmediata.

¿Por qué nace la banca electrónica? Hace algunos años los clientes “imploraban” el tener acceso al servicio financiero, hoy la situación es contraria, son los bancos quienes “imploran” captar nuevos clientes y fidelizarlos, ya no basta con el simple hecho de tener un cliente, ahora es necesario ofrecer herramientas tecnológicas que ayuden a mejorar su condición y facilitarle respuestas adecuadas a sus necesidades financieras.

En la década de los 70's, las personas realizaban sus transacciones financieras con efectivo o cheque, y en algunos casos, sobre todo en sectores exclusivos de la sociedad, con tarjeta de crédito. Posteriormente en la década de los 80's, llegan las transacciones con cajeros electrónicos y el uso de tarjetas débito y datáfonos para realizar pagos. A finales de los 90's llegan los canales de audio-consulta y el hoy reconocido Internet para operaciones financieras a gran volumen. Y a mediados de la década pasada, el auge de la digitalización, permite a una cantidad considerable de la humanidad, tener acceso a nuevas tecnologías como la banca electrónica, cuyo objetivo actual es la masificación del servicio.

Hoy vemos que existen nuevas culturas, nuevas formas de ver la vida. El Internet, las redes sociales y el acelerado ritmo de vida, exigen resultados casi que con inmediatez, la idea de desplazarse hasta un banco y pasar un largo tiempo haciendo fila para realizar una transacción ya no es atractiva para la gran mayoría de las personas. Esta nueva tendencia está determinando la dirección de la banca, en un futuro no muy lejano las instalaciones físicas donde se prestan servicios financieros tienden a desaparecer y la mayoría de transacciones se realizarán de forma virtual, lo que permite la optimización de tiempo y mejora de la calidad de vida con facilidad de acceso 24/7, sin restricciones y con políticas de seguridad que garanticen un correcto manejo de los recursos financieros.

Atendiendo a los lineamientos actuales y exigencias de un cliente cada día más informado, nace una nueva pregunta: ¿qué tipos de conceptos de banca electrónica existen? Dentro del término en general, podemos destacar los siguientes:

  • Banca electrónica: específicamente hace referencia al tipo de banca que se realiza por medios electrónicos como pueden ser cajeros electrónicos, teléfonos, billeteras móviles, tarjetas de crédito.
  • Banca por Internet o en línea: engloba todas las herramientas que ofrece una entidad para permitir a sus clientes realizar operaciones bancarias a través de distintos dispositivos (celular, tablet, computador), utilizando una conexión segura a Internet.
  • Banca virtual o sin presencia física: son aquellos bancos sin oficina física que operan de manera 100% virtual.

¿Cuáles son sus beneficios?

  • Ahorro de tiempo: las personas no tienen que ir hasta las instituciones financieras para hacer ciertas operaciones, ahora es posible por medio de un computador o smartphone.
  • Mayor seguridad: salir de una entidad financiera con dinero en efectivo conlleva un alto riesgo, usando la banca electrónica, muchas operaciones que van desde pago de servicios hasta grandes transferencias pueden ser online, solo requieren de una conexión a Internet.
  • No hay días y horarios: es posible ingresar a la banca en línea o banca móvil en cualquier horario, estas son herramientas que están disponibles la mayoría del tiempo, brindando la posibilidad de hacer operaciones y pagos en cualquier momento.
  • Movimientos financieros donde te encuentres: con la banca móvil es posible hacer operaciones mientras se está en un taxi, de viaje o en la comodidad de casa. Da la posibilidad de tener un acceso global a ella.
  • Son plataformas seguras: pese a que muchos piensan lo contrario, la banca electrónica posee protocolos y niveles de seguridad que hacen que las consultas y operaciones sean extremadamente seguras y con transparencia de la información. Protocolos que van desde certificados de seguridad, hasta altos niveles de encriptación de datos.
  • Es posible evitar costos adicionales: algunos bancos han implementado recargos para algunas operaciones en ventanilla, cargos que no aplican en la utilización de banca electrónica.
  • Menor estrés: a nadie le gusta estar apurado para pagar algo porque el banco cierra. Hacerlo de manera virtual, sin afanes y con un solo dedo es posible.
  • Es el futuro de hoy: cada vez más países están comenzando a dejar de utilizar dinero físico en algunos rubros e incluso se realizan fuertes inversiones de marketing e incentivos para usar medios electrónicos. Es hora de utilizar estas herramientas, antes de que sea tarde y no exista otra opción.

Centroamérica ha presentado un notable crecimiento en los canales digitales: hace apenas cinco años las transacciones virtuales o en línea representaban menos del 40% del total, hoy estamos hablando de un 60% - 70%, dependiendo del banco. Estos avances se resumen en simplicidad, en la búsqueda de transformar positivamente la experiencia de los clientes con plataformas digitales e innovadoras como Unity, la red de pagos con conexiones seguras que llegó para facilitarnos la vida, ofreciendo servicios financieros con soluciones tecnológicas que simplifican la experiencia de pago tanto en establecimientos físicos como canales de venta digitales.

La banca tradicional está cambiando e inevitablemente tiende a desaparecer, la globalización y el cada vez más acelerado ritmo de vida, harán que lleguemos al punto de una banca 100% electrónica. La evolución de canales digitales ha establecido un crecimiento constante lo que implica dos escenarios fundamentales para la banca: robustecer sus plataformas tecnológicas y capacitar constantemente al personal actual para incluirlos dentro de estos nuevos planes de negocio.

Compartí este artículo